Slider accesorio

slider

Estilo vintage o retro

decoracion vintage

Para muchas personas, llenar su casa de hallazgos únicos y vintage es una auténtica pasión, para los que no hayan probado en la suya porque se lo imaginen como una película de Indiana Jones, sabed que existe, no sólo un interminable submundo relacionado con esta decoración, sino multitud de posibilidades que no están reñidas con tu estilo actual.

Hay belleza en lo viejo e imperfecto. En el desgastado y desvanecido. La decoración vintage trata de llenar un hogar con encanto y carácter. Si estás buscando crear una apariencia nueva y fresca en tu hogar, estos sencillos consejos te ayudarán a llegar a ella fácilmente:

No tengas miedo y deja de lado tu idea tradicional de estilo.  Empieza por elementos y mobiliario pequeños, por ejemplo, un bote antiguo para colocar flores como si fuera un jarrón y vete probado. Las piezas de corte industrial están de moda; de antiguas fábricas, oficinas…, puedes recuperar mesas, archivadores y luminarias industriales. Piezas de hierro forjado, incluso mesas, funcionan a la perfección. Profundizando, las piezas industriales de los años 50 son las más buscadas, sobre todo las de estilo y procedencia escandinavas, por su sobriedad y colores neutros, y precios asequibles.

En casa de tus padres o tus abuelos hay material del que seguro que puedes echar mano y que no utilizan, que son recuperables y que tienen muchas posibilidades de encajar en tu casa si sabes darle un lugar apropiado y nuevos propósitos, como por ejemplo, antiguos tarros de cristal para apoyar sobre el mobiliario de baño, para jabones, o piedras… o incluso para la cocina.

Un viejo baúl, un aparador, una cómoda… restáuralo a tu gusto si quieres darle una vuelta, pero que siga conservando su antigüedad, si el efecto es decapado mucho mejor. Busca un rincón apagado para colocar una butaca antigua, una mesa auxiliar de madera, un sillón capitoné o incluso un sofá Chester. No se trata tanto de recuperar mobiliario rústico cómo inusual, es este último donde incidimos, una pieza que se salga de lo habitual. Cuanto más especial sea la pieza más personalidad aportará al espacio.

Un detalle que siempre proporciona un aspecto visual fantástico es usar libros antiguos para algunas estanterías del salón o para un pequeño espacio como una rinconera.

Mezcla esas piezas vintage, como decíamos más arriba, con colores neutros: grises, azules desaturados, beige o cremas. ¡El maridaje del blanco con el metal galvanizado es genial!

Aventúrate, si consigues entrar en la decoración vintage, ¡te avisamos que te costará salir!