Slider accesorio

slider

Cómo decorar el recibidor de tu vivienda

Mueble recibidor casa

Cuando hacemos una parada en nuestras vidas para sumergirnos en la decoración de la casa, siempre se hace un repaso de los espacios más significativos: cocina, baños, salón... y en muchas ocasiones minusvaloramos la entrada en ella. Esta es, por definición, la primera habitación a la que pasamos cuando llegamos a una vivienda.

Por todo ello, es importante crear una sensación agradable a primera vista, ya que a través de este espacio nuestros invitados tendrán las primeras impresiones. No queremos olvidarnos de lo más importante: tu familia y tú, pues la entrada es como la cápsula de despresurización tras la que dejamos el trabajo y muchos de los problemas diarios. Para sacudirse la negatividad ya tenemos el felpudo.

Nuestra entrada, ya sea grande o pequeña, con ventana o sin ella, debe ser funcional porque también sirve como nexo entre la vida que llevamos en el interior y el mundo exterior, así que desde Saltoki Home sólo podemos empezar por el principio: los muebles.

Armarios, aparadores y zapateros, una combinación perfecta que ligue lo estético con lo funcional. En Saltoki Home tenemos multitud de opciones en este sentido, como la marca Hönnun. De cualquier modo, elijamos lo que elijamos, debemos intentar alternar el almacenamiento abierto y con otros elementos cerrados, como un armario para abrigos y un nicho abierto o un soporte por ejemplo, como una balda, para colocar todas esas cosas pequeñas que coges al salir o que dejas el entrar, como llaves, monedas, tarjetas...

Si es posible y el espacio nos lo permite, es genial poder colocar un banco, un arcón o un sillón pequeño para que podamos sentarnos a ponernos o quitarnos los zapatos, una costumbre mucho más arraigada en países más al norte de Europa. Pero incluso como elemento puramente estético es fantástico.

Una vez que hayamos determinado los muebles, podemos pasar a la fase de decoración: la entrada es una habitación como cualquier otra, así que podemos ser aventurados y arriesgar con una decoración más atrevida o con colores más rompedores. Si te gusta esta idea y eres audaz, juega con fondos oscuros para el fondo, combínalos también con marcos de fotos de madera, o lienzos. Para los más prudentes, los tonos blancos o claros serán ideales para vestir el espacio, minimalismo puro y sin recargar pero vistiéndolo con algún espejos, cestas, máscaras tribales o algún que otro elemento de naturaleza muerta.

Si eres de esas personas que adoran las alfombras no te lo pienses mucho pues es un espacio perfecto para colocar una.

No desaproveches la ocasión de mimar este espacio, ¡la primera impresión, o mejo dicho, la más inmediata, es la que cuenta!